linea
EL SUSTO 1813 | Por María Ursula Orzanco | Espectáculos de Acá, Buenos Aires (12/07/12)

"... el más grande Susto, puede ser nuestro propio pensamiento…"

En las entrañas del barrio de Boedo, en el “Anfitrión”, de repente todo se ensombrece… Aturden ladridos de un perro…
Se desenvuelve una historia extrañamente trágica en un Buenos Aires de la época colonial. “Extrañamente”, ya que resulta muy difícil poder establecer los límites entre Tragedia y Comedia.
En el centro de un patio, en una escenografía oscura y onírica, arcos de hierro y un aljibe son los protagonistas.
Un escenario bajo, plagado de oscuridad, recibe a María, una joven ensombrecida y misteriosa (al igual que los otros dos personajes), que ha perdido a su madre en su niñez y ha sido criada por su padre y su nana, la india. Esta joven, atormentada por las circunstancias de su pasado trágico, comienza a interactuar con el aljibe, que devela secretos y anuncia presagios, los que tal vez, podrán suceder esa noche. Una joven con sueños de soldado, debido a su crianza que la ha preparado para la guerra, que se interpone entre el deseo sexual de un Teniente y un General.
La historia tragi-cómica transcurre en medio de batallas y guerras; una historia cubierta de ambigüedad entre sueños y realidad…Una historia que roza los límites de lo surreal.
Otros dos personajes entran en escena, el Teniente y el General, quienes desde el comienzo anticipan una batalla entre ellos mismos; su atracción sexual entre ilusiones y condiciones se ve limitada por sus rangos militares y su entorno.
Ellos también se baten entre presagios y realidad… Un juego constante con la ambigüedad de género.
Lo que identifica a esta obra son las características propias de su director Toto Castiñeiras (actor, director teatral y Clown del Cirque Du Suleil). Una escenografía despojada de mobiliarios, donde los tres actores trabajan con linternas para mostrarse en escena. Un texto con diálogos cómicos y actuaciones lúdicas con movimientos cercanos al “Clown”; lo que dota a las acciones de cierta comicidad para contar una historia oscura y funesta en una Argentina teñida por lo bélico.
Toda la historia transcurre en ese patio siniestro alrededor del aljibe y sus presagios, de donde saldrá una verdad antes no revelada; desde donde saldrá el Susto, quizá convertido en monstruo, quizá en un animal; que busca salir de lo profundo hacia el espacio terrenal.
“El susto 1813” es una obra cargada de misterio y suspenso. Que nos invita a reflexionar no solo sobre el país en esas circunstancias sino en nosotros mismos, en nuestras ideas y sueños… Y donde el más grande Susto, puede ser nuestro propio pensamiento…

Nota en inglés clickeando ENGLISH.
Nota original clickeando LINK.